fertilizates-organicos-caseros

¿Cómo hacer abono orgánico casero?

La fertilidad de la tierra de tu jardín o huerto es esencial para lograr cultivar cualquier planta con éxito. Cuantos más componentes orgánicos y menos químicos tenga, mejor será la fertilización de la tierra. Por eso, queremos enseñarte cuáles son los fertilizantes o abonos caseros más recomendados y cómo puedes elaborarlos para que tus plantas crezcan fuertes y sanas.

Fertilizantes caseros más recomendados

Fertilizante con cáscara de plátano

Los plátanos contienen un alto grado de potasio, siendo un elemento beneficioso para cualquier planta, sobre todo durante el proceso de floración. Así que puedes utilizar su cáscara para hacer abono casero con facilidad.

Estiércol

Es uno de los fertilizantes para el suelo más recomendados. Puede comprarse a buen precio en la mayoría de tiendas de jardín, o también lo puedes producir si tienes conejos, gallinas, cabras o algún tipo de ganado.

fertilizante-natural

El excremento de conejo es de los que mayores niveles de nitrógeno contienen y pueden añadirse directamente sobre el terreno, en cambio, el excremento del resto de los animales debe pasar por un proceso de compostaje.

Humus de lombriz

Es el abono orgánico ideal para todos los cultivos, natural y efectivo para aumentar la salud de las plantas, este abono actúa fortaleciéndolas en todo su crecimiento.

Sin embargo, al ser un producto que solo se puede conseguir a través de las lombrices, no es fácil encontrarlo en su estado natural, aunque puedes comprarlo en algunas tiendas especializadas.

Posos del café para las plantas

Después de tomarnos nuestra taza de café, podemos aprovechar los restos o los posos para fabricar abono. Este compuesto contiene una buena cantidad de nitrógeno que será beneficioso para el desarrollo de las plantas de tu jardín. Por eso, puedes agregarlo directamente sobre la superficie del suelo o utilizarlo como parte de un abono casero.

Cáscaras de huevo para las plantas

Aportan nutrientes como el carbonato de calcio, siendo perfecto para alejar a los insectos y a las plagas. Para añadirlas al abono debes triturarlas bien, aunque también puedes agregarlas directamente alrededor de la planta si la cáscara de huevo está en polvo.

fertilizante-con-cascaras-de-huevo

Fertilizante de vinagre

El ácido acético del cual está compuesto el vinagre, es excelente para aquellos cultivos que necesitan de suelos ácidos. Puedes agregarlo a la planta con facilidad, al disolver el vinagre con agua y regar directamente sobre las plantas que lo requieran.

Ceniza de chimenea

Son una mina de potasio y carbonato de calcio, siendo un ingrediente ideal si piensas elaborar un abono casero. Cabe destacar que no es bueno que lo apliques directamente sobre las plantas que sean acidófilas o en suelos alcalinos.

Cómo hacer abono casero paso a paso

Reúne cada uno de los residuos orgánicos que dispongas, de entre los que hemos mencionado anteriormente, junto con algunos desechos del jardín como plantas, hierbas y hojas. No es recomendable que agregues restos de lácteos, carnes, ni ningún tipo de sustancias químicas o aceites en la mezcla.

fertilizante-organico-con-sobras

Escoge un lugar del jardín y realiza un agujero en el terreno. Este hueco será de 50 cm de profundidad y 50 cm de diámetro. Otra opción es utilizar un recipiente sin tapa y con agujeros en la superficie.

• Introduce cada uno de los materiales orgánicos en el pozo y tápalos con tierra.

Cubre la parte superior del agujero con una malla metálica, evitando que pueda colarse agua de lluvia y termine encharcado.

Airea el agujero con los residuos una vez a la semana. Con un rastrillo puedes remover los residuos de afuera hacia adentro. De esta forma evitarás que los residuos se compacten.

Siempre verifica que los materiales se están descomponiendo de forma adecuada. Recuerda que el abono necesita de cierto grado de humedad. Para comprobar que el proceso de descomposición es correcto, nota si el montón de desechos tiene aspecto de una esponja húmeda.

• Si comienzas a elaborar el abono durante los meses de verano, estará listo al cabo de 2 o 3 meses, en cambio, si piensas hacerlo durante los meses de invierno, normalmente lo tendrás listo en 5 meses.

El principal indicativo de que la mezcla está lista es que no logres distinguir cada uno de los residuos orgánicos originales. Este abono tendrá un aspecto y olor a tierra húmeda, con un color marrón oscuro.

• Pasados los meses de preparación, podrás incorporar el abono orgánico a las plantas de tu jardín.

Ahora que ya sabes como generar tu abono para hacer crecer tus plantas y hortalizas fuertes y sanas, recuerda que en Agroclan puedes encontrar todas las herramientas para tu jardín y huerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.